HERENCIA DE JOSÉ VASCONCELOS EN LA EDUCACIÓN MEXICANA

Por. Dra. Ma. Dolores García Perea
        Investigadora en Ciencias de la Educación y Socio Numerario de la SOMEGEM.

Considerando que el homenaje es el acto ceremonial mediante el cual se manifiesta el respeto, la admiración el reconocimiento hacia alguna persona, las palabras contenidas en este artículo tienen la finalidad de rendir homenaje no sólo a uno de los intelectuales más importantes de México del primer tercio del siglo XX, sino también el ideólogo más original y representativo que hasta hoy ha habido en América Latina: José María Albino Vasconcelos Calderón (1882-1959).

Los biógrafos y estudioso de José Vasconcelos, como respetuosamente lo llamaron las personas con quien interactuó, no dudan en afirmar que todos los y reconocimientos hechos en vida y post-mortem son insuficientes para mostrar la herencia legada por él; al configurar, cimentar y consolidar un sistema educativa con base a la filosofía humanista y perfilar una cultura nacional tendiente a reivindicar al mexicano como un ser histórico capaz de conquistar el mundo a partir de su intelecto y del espíritu libre y autónomo.

Para los lectores que desconocen la trayectoria del intelectual oriundo de Oaxaca, que realizó sus primeros estudios en la comunidad fronteriza de Eagle Pas, Texas; y vivió su juventud en las ciudades de Piedras Negras, Campeche y Toluca (debido a los cargos aduaneros que tenía su padre), basta con señalar que el poeta mexicano Carlos Pellicer ha llamado a Vasconcelos como "El hombre de genial impaciencia" debido al don de gente y al genio filosófico que hereda al sistema educativo mexicano que sólo unos cuantos hombres poseen.

Creó el Ateneo de la Juventud en 1909, a la que presidió; ocupó los cargos de Ministro de Instrucción Pública durante el gobierno de Porfirio Díaz; Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México en 1920 a 1921, el lema "Por mi raza hablará el espíritu" fue adoptado por él; crea e institucionaliza las campañas de alfabetización, impulsa la construcción de escuelas, generosa política de acercamiento con los pueblos hispanoamericanos, instituye las comisiones culturales, envía a los maestros a las zonas rurales de todo el país, reestructura la educación mexicana, mejora la Biblioteca Nacional y ordena la construcción del actual edificio de Educación Pública, crea las normales rurales, las escuelas técnicas e industriales, instituye el desayuno escolar desde nivel primaria hasta la universidad, en dos ocasiones fue Director de la Escuela Nacional Preparatoria, edificó la Universidad Popular Mexicana, abrió bibliotecas y organizó la primera campaña contra el analfabetismo.

Vasconcelos es también considerado como el arquitecto de la educación nacional porque sus preocupaciones y ocupaciones fueron las de ofrecer a México la ruta que lo elevara al rango de país civilizado y culto. Tal hecho explica, entre otras acciones, el apoyo brindado a los artistas más destacados, al fomentar la pintura a través de contratos con pintores como Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros y Rigoberto Montenegro, la edición de una serie de clásicos de la literatura universal, la revista "El Maestro" y el semanario "La Antorcha", la invitación a trabajar en el país a los educadores Gabriela Mistral y Pedro Henríquez Ureña, la creación de la Orquesta Sinfónica Nacional, el surgimiento de las escuelas de pintura, la institucionalización de la Radio Educación, la implementación de la biblioteca móvil y el traslado de los materiales de la Hemeroteca Nacional a la ex-iglesia de San Pedro y San Pablo.

Hombre de convicciones, tanto que renunció a la Secretaría de Educación en 1924 al estar en desacuerdo con la elección del candidato Plutarco Elías Calles a la presidencia de la república y por ello tuvo que exiliarse en el extranjero.

Carlos Pellicer afirma que la filosofía humanista de Vasconcelos es la herencia más importante para comprender la educación de hoy en día. Los aspectos centrales de dicha filosofía son: sentir la cultura mestiza como base del concepto de la mexicanidad, mexicanizar el saber (hacer objeto de estudio la antropología y el medio natural del país), hacer de Latinoamérica el centro de una gran síntesis humana, emplear el sentido del servicio y amor fraterno del saber humano como medio de ayuda a los desprotegidos y valerse del industrialismo como simple medio, nunca como un fin, para promover el progreso de la nación.

La mayor influencia de Vasconcelos en la conformación del México moderno con su genio filosófico fue fortalecer la educación y la cultura mexicana. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario